El coronavirus no puede con la venta on line

El coronavirus no puede con la venta on line

El coronavirus ha logrado parar casi a un país. Y digo casi porque hay algunos sectores que han podido seguir con su actividad, incluso algunos han salido más reforzados como es el caso de los de alimentación. Aunque este virus va a provocar una recesión en la economía nacional, bien es cierto que hay algunas empresas que gracias a la venta on line se han podido tomar un respiro.

Primero vamos a analizar el decreto ley del Gobierno y comprobar cuáles son las empresas que pueden seguir realizando su labor y cuáles no. Todas las actividades económicas incluidas en el Anexo del Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo y Real Decreto 465/2020, de 17 de marzo.

Incluyen los establecimientos minoristas, a excepción de los dedicados a alimentación, bebidas, productos y bienes de primera necesidad, establecimientos farmacéuticos, sanitarios, centros o clínicas veterinarias, ópticas y productos ortopédicos, productos higiénicos, prensa y papelería, combustible para la automoción, estancos, equipos tecnológicos y de telecomunicaciones, alimentos para animales de compañía, comercio por internet, telefónico o correspondencia, tintorerías, lavanderías y el ejercicio profesional de la actividad de peluquería a domicilio.

Aumenta la venta

Según datos de la consultora Kantar, las compras en Internet se dispararon un 138% ya en la semana del 24 de febrero al 1 de marzo con respecto a la media de los meses anteriores. Ante la saturación de demanda, algunos supermercados como Mercadona cancelaron la venta de sus tiendas en línea de Madrid hasta nuevo aviso, Carrefour limitó el servicio a “los que más lo necesiten” y Dia reforzó su capacidad logística, después de advertir hace unos días sobre posibles afectaciones en su servicio de entrega por el aumento de pedidos.

El pasado 10 de marzo, el consumo de los españoles aumentó un 154%, según el estudio “Los efectos del coronavirus en el consumo español”, publicado por la consultora Kantar y que recoge datos muy curiosos.

Pero no solo los supermercados han aumentado sus ventas. La demanda llega también a otros sectores. La marca textil Mango confirma registrar un aumento importante de pedidos en sus tiendas online, aunque sin llegar a comprometer su sistema de entregas. Fuentes de la empresa aseguran que «no hay afectación ni siquiera en Italia, aunque ahora mismo las tiendas físicas estén cerradas”.

Autónomos y pymes

Aunque las medidas del Gobierno han dejado a los autónomos y a las pymes “en la cuneta”, según palabras de Lorenzo Amor, presidente de ATA, bien es cierto que algunas están sabiendo explotar su lado on line. Así es como La Casa de los Disfraces ha sabido aprovechar su web para mantener sus ventas. Sus tiendas físicas, como dice la Ley, están cerradas, pero tú puedes hacer un pedido de disfraces porque lo recibirás en 24 horas. Y es que, ahora llegan muchas celebraciones, y aunque estemos confinados en casa, se puede dar una alegría a los más pequeños. Ahora estas celebraciones se van a agradecer y muchos saldrán a los famosos balcones disfrazados de todo tipo de cosas.

Sin embargo, y en el otro lado de la balanza se encuentran esas empresas que no han sabido amoldarse a los nuevos tiempos. Pymes y autónomos que no han dado el paso de digitalizar sus ventas lo van a pasar muy mal. Y ojo, porque son más de las que pensamos. Según el último informe de digitalización elaborado por GoDaddy, solo el 48% de las empresas cuentan con una. Y es que está claro que la digitalización de las empresas es fundamental para su desarrollo y crecimiento.

Sin embargo, hay muchas empresas que todavía no están adaptadas a la situación actual. Especialmente los pequeños negocios, autónomos y emprendedores son los que menos se han amoldado a la era digital. Al más puro estilo de Santa Bárbara, ahora se acordarán cuando truene.

Según el decreto, la mayoría de las empresas minoristas están obligadas a cerrar durante el estado de alarma, son las correspondientes pérdidas que eso supone, ya que muchas pueden dar en quiebra. Está claro que tener una página web empezar a vender online, puede ser un salvavidas, pero es posible que muchas hayan llegado ya tarde.

¿Qué hacer ahora?

Está todo perdido para estas empresas que no se han digitalizado. Por suerte, no. El gobierno ha puesto en marcha el plan Acelera. Se trata de una serie de medidas con el fin de acelerar el proceso de digitalización de pymes y autónomos. El Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha aprobado una iniciativa para asesorar y formar en digitalización a pymes a corto y medio plazo. Las propuestas pueden consultarse en la web oficial del Ministerio. Quizás no sea tarde.